Seleccionando la mejor leche



Nuestros expertos recogen la leche de diferentes ganaderos seleccionados de Castilla y León, Cantabria y Extremadura y se aseguran de que se ajuste a todos nuestros estándares de calidad.

Cuando llega a nuestras instalaciones, antes de la descarga se realizan controles fisicoquímicos para comprobar que no hay presencia de inhibidores, que su temperatura está por debajo de 8 grados y que tanto la grasa como las proteínas son las correctas. Una vez realizada esta inspección, la leche se descarga en los silos, donde se almacena durante un máximo de 24 horas. En ocasiones, de nuestras excelentes leches, obtenemos la MANTEQUILLA con la que elaboramos nuestras pastas TIERRA DE LA REINA.

De la leche Al queso



Pasteurización y preparación

El primer proceso realizado para la elaboración del queso es la pasteurización de la leche por cada cuba fabricada, con el objetivo de reducir su carga bacteriana.

La leche ya pasteurizada pasa a las cubas en las que se le añadirán los fermentos y restos de ingredientes necesarios para producir la cuajada, que, una vez cortada y desuerada, se moldeará y se prensará para obtener los quesos. De aquí pasarán a la piscina de salmuera para su salado, donde permanecerán, en función del tamaño, hasta un día.

Nuestros Quesos

Con la salazón adecuada, los quesos ya casi listos se trasladan a las cámaras de madurado y, a los tres días, se pintarán con pintura antimoho para protegerlos.

El proceso ha llegado a su fin y el producto está listo para su venta, siendo pintado del color adecuado al tipo de queso de que se trate. Serán los clientes los que decidan la curación del queso: madurado, semicurado, curado o reserva, y en función de ésta el queso pasará más o menos tiempo en nuestras cámaras.